• María José Santín Rodríguez

Mi deseo para 2017 es "desear" ¿y el tuyo?


¡Yo le pido a 2017 que mi deseo por el conocimiento, mi deseo por vivir experiencias significativas y mi deseo erótico no caiga en desuso!


Y tú ¿qué deseas para el año que entra?


Quizá cada año por estas fechas haces balance sobre tus gustos, apetencias y necesidades para el futuro.


Quizá año tras año, un ratito antes de comer las uvas, piensas en cómo te ha ido, qué te

gustaría conseguir, qué ilusiones tienes por cumplir y qué metas proponerte.


Pero igual hace tiempo que no lo haces. Hace tiempo que te has olvidado de ilusionarte. Hace tiempo que te has olvidado de "desear" o simplemente prefieres esperar en tu puerta para ver qué te trae la vida.


Sin hacer de menos a "dejarse llevar por el devenir del río", me gustaría recordarte que el "deseo" nos mueve, nos impulsa, nos facilita nuevas rutas a seguir.


El verbo "desear" es de origen latino -desiderare- derivado de sidus-sideris o astro, significaba literalmente "dejar de mirar un astro", de ahí "constatar su ausencia", "sentir su ausencia". Así el deseo hace que anhelemos cosas gustosas y también nos acerca a las personas con las que gustosamente queremos estar y disfrutar. Quizá por su origen sideral pidamos deseos al ver una estrella fugaz pasar o pidamos deseos cuando apagamos nuestras velas cada cumpleaños con un soplo.


Yo definitivamente deseo que 2017, como te he adelantado,  sea un año donde desee mucho, donde aparezcan muchas estrellas fugaces, donde mi motivación:


Me lleve a aspirar con vehemencia al conocimiento o al disfrute de algo.

Me lleve a anhelar un acontecimiento o que deje de acontecer algún suceso.

Me lleve a cultivar mi deseo erótico y mi arte de amar.


Podemos preguntarnos: ¿el deseo es cultivable?


Considero que sí, que es cultivable. ¿Cómo lo podemos cultivar?


1. Lo primero es parar y escucharte. Es conocerte en este momento, es no dar por hecho que los gustos no cambian a lo largo de la vida. La vida es cambio y los deseos también.

Te propongo que mires hacia dentro, que te escuches, que te dediques tiempo a estar contigo para saber qué necesidades tienes por cubrir y no las pases por alto. Y no sólo a tus necesidades, sino a tus gustos y apetencias.


2. Lo segundo es hacerte la siguiente pregunta: Si tengo que pedir tres deseos ¿cuáles serían?


Piénsalo un momento. Ya los tienes. ¿Cuántos son para ti y cuántos has pedido para las personas que quieres? Habitualmente, cuando realizo esta pregunta en consulta, al menos dos suelen ir para las personas a las que amamos. Esto significa que eres una buena persona, que te preocupas por los demás. Ahora bien, si durante mucho tiempo esos son tus deseos principales, te has olvidado de los tuyos seguramente y recuerda que la felicidad de los tuyos viene a través de la tuya también.


3. Puede que hayas pasado una mala racha. En la vida ocurren acontecimientos que nos afectan al ánimo: una enfermedad, el fallecimiento de un familiar, problemas con el trabajo o los hijos, etc. En estas situaciones nuestros deseos desaparecen por un tiempo. Nos volcamos en la solución de los problemas, nos concentramos en ellos. Es una respuesta lógica y adaptativa.


El problema surge cuando esto nos ha hecho mella durante un largo tiempo. En este caso suelo escuchar en la consulta "todo lo que veo es de color gris", "parece que se ha ido el arco iris". Cuando ocurre esto y hay que recuperar las ganas o los deseos, solemos utilizar en terapia estratégica la estratagema china "crear de la nada" para ello te propongo una tarea sencilla pero muy útil:


Te propongo que cada día cuando te levantes te mires en el espejo y te digas ¿cómo sería mi día hoy sin mi desánimo? ¿qué haría sin este problema? Luego coge la cosa más pequeña que se te ocurra que podrías hacer ese día y, como si fueras una actriz, realízalo. Cada día una pequeña cosa distinta, una cosa muy pequeña. Y al cabo de dos semanas evalúa como te sientes. ¡Prueba!

Si hace tiempo te olvidaste de tus deseos eróticos...¿cómo bucear en tus gustos?


El gran Eros hace que nos atraigamos, hace que nos gusten unas personas y no otras. Eros nos une y la pareja construye su Arte de Amar. Y en esta construcción tenemos mucho que hacer.


Las parejas que acuden a terapia sexual suelen comunicar que han caído en una rutina en sus encuentros y esto hace que no les apetezca encontrarse. También comunican que la vida, los hijos, las prioridades han cambiado, y esto es cierto. Pero todos dicen que aquello que sintieron es lo más maravilloso que han vivido y les gustaría recuperarlo.


Lo primero es bucear en tus deseos eróticos, cuando nos hemos olvidado de ellos. Algunos ejemplos:


- Sal a la vida con los ojos abiertos. Observa tu vida cotidiana e intenta fijarte en aquellas situaciones, cosas o personas que te despierten deseo. Por ejemplo, cuando voy a la compra fijarme en los dependientes más atractivos, si voy en el metro darme cuenta de que Eros sobrevuela en otras parejas, ponerme ropa favorecedora, etc.


- ¡Aprovecha todos tus sentidos! Busca olores que te son agradables en los demás, escucha música sugerente o que te lleve a situaciones eróticas vividas en el pasado, pon en tu cuerpo telas agradables para tí. Prepárate un día de los sentidos sólo para tí.


- Lee historias eróticas. En este sentido suelo recomendar novelas para uno y relatos cortos para leer en pareja.


No olvides que cada mujer y cada hombre es peculiar en sus deseos, en sus gustos y en sus conductas. Que no hay nada obligatorio sino que todo tiene que ser gustoso y divertido. 


¡Por eso le pido a 2017 que el "deseo" por buscar, por indagar, por crecer y divertirme en los distintos aspectos de mi vida,  sea mi guía! ¿Tú deseas lo mismo?


Y como dice Benedetti:


"No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños, porque la vida es tuya y también EL DESEO, porque cada día es un comienzo nuevo, porque ésta es la hora y el mejor momento".


Un abrazo enorme.


María José Santín

Psicóloga y Sexóloga

  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social LinkedIn