• María José Santín Rodríguez

¿Por qué insistimos en dar la misma solución una y otra vez aunque no sea eficaz?



Todos y todas caemos en esta Psicotrampa a lo largo de nuestra vida: insistimos en dar la misma solución una y otra vez, a pesar de no conseguir los resultados esperados.


En algunas ocasiones, puede que la cuestión no tenga mucha importancia, como cuando insistimos una y otra vez en preguntar a nuestros hijos a la salida del cole qué tal les ha ido, y ellos acaban por contestar "bien". En realidad nos gustaría que nos hablaran con todo lujo de detalles sobre sus cosas; pero acabamos por realizar la pregunta y de tanto insistir y no utilizar otras fórmulas, nos quedamos con la respuesta escueta del "bien". No nos quedamos satisfechas, los niños se cansan pero aún así lo seguimos haciendo una y otra vez.

Pero en muchas ocasiones las soluciones repetidas nos acaban encadenando y nos generan problemas e incluso patologías que necesitan ser tratadas. Son muchos los pacientes que me encuentro en consulta inmersos en esta Psicotrampa del ERROR DE INSISTIR.  


Algunos ejemplos:

Hombres y mujeres que insisten que amar a alguien y ser correspondidos a pesar de una negativa clara. Insisten una y otra vez, hasta llegar a agobiar a la persona que supuestamente aman. Produciendo una huida en lugar del acercamiento deseado.


La insistencia en proteger a nuestros hijos e hijas en extremo es otro ejemplo común.  Con nuestra mejor intención estamos generando justo el problema que queremos evitar. No estamos dotando de competencias necesarios a los niños para defenderse en la vida por lo que nos corrobora que nos sigan necesitando. Y así la psicotrampa se retroalimenta.


Cuando alguien manifiesta un problema de adicción al trabajo, insiste una y otra vez en querer hacer las cosas cada vez mejor y de este modo piensa que puede llegar a sentir bienestar. Sin embargo cuanto más insiste en exigirse los resultados suelen ir empeorando y el malestar va en aumento. Este empeoramiento de nuevo le hace sentir querer hacerlo mejor y así se aumenta la espiral.


Ante una dificultad con el deseo erótico, proponerse la obligación como salida. Es decir: cuanto más insisto en "tener que querer", más obligatorio y menos deseante se vuelve. Por lo tanto, la solución enquista el problema.


El Profesor Giorgio Nardone, fundador y director de Centro de Terapia Breve Estratégica, identifica 7 trampas del pensamiento y 8 trampas en la manera de actuar: el "error de insistir" es una de ellas. 


Pero.. ¿por qué nos ocurre si no es una solución eficaz?


Algunas razones nos lo pueden explicar:


1. Insistimos porque en alguna ocasión esa solución nos fue válida para solucionar algo o sentirnos mejor. Pero quizá ahora no es ni el mismo tiempo, ni exactamente el mismo problema, ni siquiera nosotros somos los mismos.


2. Porque nos cuesta cambiar, así de simple. Porque cambiar conlleva energía, creatividad y esfuerzo. Al solucionar un problema queda una huella en nuestro cerebro a la que acudir en primer lugar.


3. Porque estamos convencidos de que somos nosotros los que tenemos que encontrar la solución y nos obcecamos en ello, sin darnos cuenta que la mejor solución a veces es no hacer nada porque depende de otros  y al intentar solucionar por ellos,  empeoramos el problema.


4. Porque optamos por soluciones razonadas y muchas veces somos más ambivalentes y contradictorios que lógicos. 


5. Porque no aceptamos que,  a veces,  los problemas son como las nubes: no se resuelven si no que se disuelven.


La Psicoterapia Estratégica ayuda a salir de las Psicotrampas y encontrar Psicosoluciones a los problemas cuando estamos metidas en ellas. Ante el ERROR DE INSISTIR PRUEBA SIEMPRE ALGO DIFERENTE, ALGO DISTINTO ENCONTRARÁS.


María José Santín

Consulta de Psicología Estratégica y Sexología

0 vistas
  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social LinkedIn