• María José Santín Rodríguez

¿Por qué no estoy en calma hasta tener todo controlado? La ilusión de control



"Tengo que tener todo es su sitio, todo organizado, los deberes de los niños controlados, el trabajo planificado, a mi madre atendida y además todo esto lo tengo que hacerlo yo, sino no me quedo tranquila. A pesar de todo mi empeño cada vez se me escapan más y más cosas. No sé si te identificas con este discurso o ya has intentando hacer las cosas de otro modo, mejor dicho "pensar" las cosas de otro modo.

Una de las característica que suele presentarse cuando alguien vive con ansiedad es la necesidad absoluta de tenerlo todo controlado, de sentir que todo está bien y en sus manos.


¿Qué es exactamente la "manía del control"? 


Uno de mis maestros, el profesor Giorgio Nardone, psicólogo, fundador del Centro de Terapia Estratégica,  explica como muchas veces nos metemos en trampas psicológicas, realizando conductas de control, que en un inicio tienen un sentido útil para nosotros, pero que al hacerlo reiteradamente, se vuelve de forma paradójica en el problema en sí mismo.


Él explica como podemos tener 7 psicotrampas de pensamiento y 8 psicotrampas de acción. Las psicotrampas de acción son: Insistir, renunciar, evitar, aplazar, la ayuda que daña, defenderse de forma preventiva, socializar todo y "la manía de control".


Explica que existe una ilusión de "poder controlarlo todo". En el momento social que vivimos, con la capacidad que tenemos de gestionar la realidad, se ha creado esta ilusión que cae rápidamente cuando la vida nos da de bruces ante tragedias inesperadas o situaciones difíciles que no teníamos controladas.


Es en ese momento, cuando nos damos cuenta que realmente en una creencia errónea, que en realidad no podemos controlarlo todo, es una ilusión. El hecho de querer conseguirlo, porque tengamos la creencia muy arraigada puede hacernos caer en problemas o patologías. Muchas fobias, obsesiones, dificultades eróticas y crisis de ansiedad vienen por mantenernos en estas trampas mucho tiempo.


Algunos ejemplos sencillos que veo en consulta de la "necesidad de control".


1. Una madre que utiliza la estrategia de llamar por teléfono a su hijo para que se levante por las mañanas para que vaya a la Universidad y así sea responsable. En un inicio puede ser una estratégica válida, hasta que llega un momento que el hijo necesita la llamada para levantarse y si no aparece simplemente no acude a la Universidad. Es probable es que la madre realice esta conducta para conseguir calmar su propia ansiedad de control, pero en realidad el propio acto de llamarle está generando el efecto paradójico de querer que sea responsable y conseguimos lo contrario.

Es el caso de "cuando la ayuda se convierte en un daño" o "con muy buenas intenciones a veces conseguimos muy malos resultados".


2. Son habituales los casos de que resuelvo en referencia a dificultades eróticas como por ejemplo las dificultades con la erección. En este caso pretender hacerse con el control de nuestras reacciones del cuerpo es un objetivo positivo, pero cuando esto se lleva al límite puede llevar al efecto paradójico de la "perdida del control". Es decir, cuanto más hiperviligo mi cuerpo y mi genitalidad para controlar, más pérdida de control voy a conseguir. En este momento el hombre está metido en una trampa, pero de la cual se puede salir.


3. Cuando en una pareja, uno de los miembros muestra control hacia el otro. En un principio el otro miembro puede pensar "los celos que siente me demuestra que le importo", pero después entran en un juego peligroso en la pareja y como una especia de profecía autocumplida el miembro controlado empieza a desear justo lo que el otro quería prevenir.


4. Si tienes la creencia de que tú puedes con todo y que si te organizas puedes llegar a todo y hacerlo todo bien, tengo que decirte que aunque pueda ser verdad, hay que tener cuidado en que no se convierta en algo rígido para tí. Esto te va a hacer sentir frustración constante además de poder aparecer procesos obsesivos. He visto en Consulta personas que han tenido que trabajarse mucho tiempo "bajar el listón de sus autoexigencias", en primer lugar porque les ha llevado a un proceso de ansiedad y por otro porque si lo piensas bien, nadie te lo está pidiendo.


Algunas pistas para que pongas en práctica desde hoy:


Para salir de la ilusión de control te propongo dejes siempre una pequeña parte fuera de control. Es lo que llamamos "mantener el pequeño desorden que nos permite mantener el orden y evolucionar".


1. Te hago una pregunta ¿por qué crees que el Universo se mantiene en orden? Quizá sea porque tiene "agujeros negros". Los agujeros negros son las parte de desorden que el universo crea para mantener el resto en su orden.


2. Te hago otra pregunta ¿por qué mi despacho permanece en orden? Muy probablemente porque me cuido muy mucho de tener un pequeño "cajón desastre" que me permite guardar cosas en él que de otro modo estarían por encima.


¿Qué pequeño desorden te vas a permitir hoy? Cuéntamelo estaré encantada de escucharte.


Un abrazo afectuoso

María José Santín

Psicóloga

Psicoterapeuta Estratégica

Sexóloga y Terapeuta de Pareja

0 vistas
  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social LinkedIn