• Facebook icono social
  • Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social LinkedIn
  • María José Santín Rodríguez

Propuesta musical Enero: "Eva tomando el Sol" de Joaquín Sabina


Empezamos fuerte 2019. Cada mes honraremos a una canción "para el encuentro". Las he elegido con todo mi cariño y con un porqué para reflexionar en pareja.


¿Por qué esta elección: "Eva tomando el Sol"?


La primera vez que oí esta canción fue con mi chico. Él me la enseñó al poco de conocernos (hace ya 25 años).


Me impactó. En ese momento nos sentíamos con ganas de irnos juntos, sin tener nada, como solíamos decir y la canción nos cuenta la historia de dos enamorados que deciden compartir una vida con muy poco.


Me sorprendió. Mi chico me dijo siempre habría víboras en el entresuelo, como dice la canción, pero que viviríamos siempre acorde con nuestros valores y preferencias.


Me cautivó, me cautivó él a través de esta canción.


¿La "culpa" de Eva?


Es cierto que aunque fueron ambos, Eva y Adán,  los expulsados del paraíso, Eva cargó siempre con la culpa,  y no a partes iguales (en el caso que hubiese habido delito, claro). Un sentido de culpabilidad igual por ser deseada (y probablemente deseante,  pero de eso se habla menos) , igual por ser bella a ojos del otro (Adán) o igual por vivir en un cuerpo desnudo de mujer  (recuerdo que Adán también andaba en cueros por el mismo tiempo).


Y les expulsaron y tuvieron que taparse las "vergüenzas", y a partir de entonces no paramos de sentirnos expulsadas, nosotras,  por nuestros cuerpos desnudos. 


La Eva "ochentera"


Y de eso quiso hablar Joaquín Sabina con esta canción en su Albúm "El hombre del traje gris" 1988.


En ella nos cuenta la historia de dos bohemios ochenteros madrileños que vivieron la misma expulsión de antaño, pero esta vez porque Eva tomaba el sol desnuda en su terraza de su piso en Mortalaz. En esta ocasión una vecina despechada porque su marido miraba a Eva desnuda desde su ventana llama a la policía que acaba expulsándoles de su casa, en la que por cierto vivían de okupas. 


Y Sabina hablaba de esto en los 80, donde yo sentía que eran tiempos de libertad. Donde no nos asustaban de pelos de colores, los cuerpos desnudos en la playa, y luchábamos por poder enamorarnos de quien nos diese la gana. 


Eva y Adán a día de hoy


Y nosotros, mi chico y yo, a día de hoy siendo casi cincuentones y con dos adolescentes en casa,  seguimos escuchando esta canción. Seguimos sintiendo que no hemos avanzado mucho o incluso en algunas cuestiones hemos ido para atrás.


Seguimos reflexionando sobre la censura del cuerpo femenino, y más en concreto sobre la censura tan común de los pezones femeninos (mostrar fotos aunque sean de una mamífera humana dando el pecho a su bebé es visto con ojos de expulsión del paraíso de nuevo ).

Como dice mi colega sexóloga Valerie Tasso "nos siguen censurando nuestro cuerpo y sigue siendo el mismo puritanismo pero ahora encima disfrazado de la defensa de lo femenino" que aun es más peligroso.


Seguimos dando el mensaje equivocado. Seguimos diciendo: si no se muestra el cuerpo femenino evitamos el peligro, o lo que es lo mismo, si lo mostramos lo provocamos. No señores esto es un error: se evita los posibles peligros con una buena Educación Sexual o Educación de los Sexos.


Por cierto, al igual que hace 25 años me anima a mostrar mi cuerpo siempre que yo quiera hacerlo.... me sigue cautivando.


Para disfrutarla podéis pulsar aquí


Un abrazo

María José Santín

16 vistas